DEL BUEN SALVAJE AL BUEN REVOLUCIONARIO